#MarikoLee: «El enigma de la habitación 622» de Joël Dicker

Posteado en

¡Hola a todas!

Con ésta es la segunda cita que hemos tenido esta semana aquí, ya que no pude preparar a tiempo el post del jueves, así que espero que me hayáis echado en falta la mitad de lo que yo he echado de menos escribir para vosotras. :)

Por suerte, aquí estoy para nuestro encuentro dominical con mi última lectura: «El enigma de la habitación 622» de Jöel Dicker.

¿Os quedáis a conocer la última novela del autor?

Para las que no lo sepáis, estrenamos la sección #MarikoLee con un libro del mismo escritor, «La verdad sobre el caso Harry Quebert» (podéis leerla aquí).
Fue mi primer título del autor y lo conocí gracias a mi amiga Irene. Lo leí en apenas 48 horas y me gustó tanto que dejé anotados «La desaparición de Stéphanie Mailer» y «El libro de los Baltimore» para un futuro muy próximo.

La semana pasada, cuando acabé «El médico» (reseña aquí), me disponía a retomar una lectura que había dejado colgada en enero, cuando me encontré con varias noticias que hacían referencia al reciente lanzamiento de Joël Dicker. En ese momento me dije a mí misma que estaría bien que, por una vez, leyera un libro recién publicado y no los que acumulan más de tres décadas desde su primer ejemplar.

Dicho y hecho.

FICHA TÉCNICA:
Nº páginas: 624
Género: Thriller
Formato: Kindle (aquí)
Editorial: Alfaguara
Idioma: Castellano
Año de edición: 2020
Traducción: Amaya García Gallego y María Teresa Gallego Urrutia

Dónde comprar: Vuestra librería de confianza ❤️, Amazon (ebook o tapa blanda aquí), El Corte Inglés (tapa blanda aquí), etc.

«Una noche de diciembre, un cadáver yace en el suelo de la habitación 622 del Palace de Verbier, un hotel de lujo en los Alpes suizos. La investigación policial no llegará nunca a término y el paso del tiempo hará que muchos olviden lo sucedido. Años más tarde, el escritor Joël Dicker llega a ese mismo hotel para recuperarse de una ruptura sentimental. No se imagina que terminará investigando el viejo crimen, y no lo hará solo: Scarlett, la bella huésped y aspirante a novelista de la habitación contigua, lo acompañará en la búsqueda mientras intenta aprender también las claves para escribir un buen libro.

¿Qué sucedió aquella noche en el Palace de Verbier? Es la gran pregunta de este thriller diabólico, construido con la precisión de un reloj suizo. Joël Dicker nos lleva finalmente a su país natal para narrarnos una investigación policial en la que se mezclan un triángulo amoroso, juegos de poder, traiciones y envidias en una Suiza no tan tranquila, donde la verdad es muy distinta a todo lo que hayamos imaginado.»

                                                                                                         © Daniel Reina Romero / SEMANA

En comparación con «El médico», he tardado muchísimo menos tiempo en leerlo, aunque bien es cierto que tiene casi 200 páginas menos. La principal diferencia entre ambas lecturas (dejando a un lado lo evidente), es que me costó coger el ritmo con «El médico» durante las dos primeras partes y con «El enigma de la habitación de la habitación 622» me pasó justo lo contrario: el comienzo me metió de lleno en Ginebra y no podía dejar de pensar en cómo Dicker me sorprendería esta vez. Sin embargo, podréis comprobar en la valoración final que la velocidad de lectura no es determinante.

Tenía muy presente «La verdad sobre el caso Harry Quebert» y es que, en el fondo (y en la superficie), son dos novelas que tienen mucho que ver. Los protagonistas y el entorno no guardan paralelismo, pero sí que es fácil identificar una misma fórmula a la hora de desarrollar la trama.

He de reconocer que según iba avanzando, y siendo consciente de todas estas similitudes, me sentí levemente «decepcionada». Tenía la sensación de haber vivido las mismas cosas en dos países diferentes y bajo la pluma de dos escritores distintos, siendo este último el mismísimo Jöel Dicker.

El thriller se divide en 4 partes y un total de 74 capítulos, alternando varias franjas temporales: presente (2018), el año del asesinato y 2003/2002. Si hay algo que el escritor domina a la perfección es la maestría y facilidad al mismo tiempo- con la que se mueve entre fechas sin que el lector se sienta perdido. Aunque, en esta ocasión, los flash-backs son continuos y es inevitable necesitar un par de segundos para situarse en escena y comprender dónde y con quién estamos.

Como ya os he adelantado, uno de los personajes es él mismo, siendo el encargado de entrelazar la historia del resto de personajes a través de sus investigaciones con la intención (no premeditada) de escribir un nuevo libro. En este caso no llegamos a conocer a Joël tan bien como a Marcus, o al menos ésa es mi impresión, ya que el presente tiene mucha menos relevancia en el desarrollo de la novela. De hecho, hay pocos capítulos dedicados a él y Scarlett, su inesperada compañera de aventuras.

© Jeosm Photography

LO QUE MÁS ME HA GUSTADO:

  • Si bien es cierto que ninguno de los personajes me ha atravesado el corazón, el que más interés me ha generado desde el principio ha sido Lev Levovitch. También Sinior Tarnogol.
  • Las sorpresas y los giros de la trama. Es prácticamente imposible aburrirse con esta novela, ya que se sustenta en un colapso de incertidumbres que necesitas resolver antes de conseguir concentrarte en otra cosa: como trabajar, comer o dormir. En más de una ocasión mi cara ha sido ésta, literalmente: 😱
  • El homenaje de Dicker a su editor. Cada vez que hablaba de él y contaba alguna anécdota me hacía esbozar una sonrisa, consiguiendo que esa amistad y cariño sinceros fuesen tangibles. Creo que estos pasajes son a los que se refiere el autor cuando explica que es el libro más íntimo que ha escrito hasta la fecha.

LO QUE MENOS ME HA GUSTADO:

  • Teniendo en cuenta que nos movemos entre la flor y nata de la sociedad suiza, me han chocado el estilo y el lenguaje. Es obvio que en nuestra intimidad todos hablamos de forma relajada e informal, pero me costaba imaginar al Macaire Ebezner del texto como un hombre culto, inteligente, poderoso, que acude habitualmente a la Ópera y cuyo apellido está en la fachada de uno de los bancos más importantes de Ginebra. Sus conversaciones me han resultado infantiles, toscas y, en definitiva, no he dejado de pensar en él como un «patán». No se trataba tanto de las formas, sino del fondo.
  • Que el golpe de efecto primara sobre la verosimilitud de los hechos. Es una novela y hemos llegado a ella para soñar y disfrutar realidad que, de otro modo, serían meramente sueños, pero, como lectora, me gusta creer que lo que está ocurriendo puede ser improbable, pero también posible.
  • La relación de Joël con Scarlett. Es casual, pero también forzada. No existe química entre ellos como compañeros (no me refiero al plano sentimental) y tampoco las conversaciones que, por ejemplo, mantenían Marcus Goldman y el policía con el que investigaba los pormenores del caso Harry Quebert, mucho más perspicaces y auténticas. Esto hacía que los capítulos situados en el presente me «fastidiaran». Quería seguir descubriendo los secretos del banco Ebezner y el intercambio de frases entre «el Escritor» y Scarlett no hacía más que retrasar las respuestas que yo estaba buscando.
  • La traducción. Ya os comenté que las erratas puntuales no me molestan, pero me ha vuelto a llamar la atención la cantidad de loísmos y leísmos que he ido encontrando con mayor frecuencia de la habitual.

VALORACIÓN 3/5

Me ha gustado y he hecho malabarismos para poder avanzar en su lectura, pero no he sentido ese torbellino de emociones que experimenté con Harry Quebert.
Sé que las comparaciones son odiosas, pero para mí es inevitable comparar ya no los libros, sino las experiencias.

Creo que la trama es buena y con mucho potencial. Es indudable que capta tu atención desde la primera letra y la mantiene en alza hasta la última, pero, quizás, este clímax continuo haya eclipsado en cierta manera el desarrollo de cada uno de los personajes principales, haciéndolos menos genuinos.

Ha sido curioso, pero, al comenzar a leerlo, cuando pasaba del presente al pasado, creía que se trataba de décadas de diferencia, ya que los perfiles de algunos personajes me hacían pensar más fácilmente en los años 20s 30s que en el comienzo del siglo XXI. Quizá porque algunos de ellos sí que parecían vivir anclados a otras épocas tan gloriosas, como lejanas.

Recomendaría «El enigma de la habitación 622» a los #AdictosaDicker, ya que cuando a mí me gusta mucho un escritor intento leerme todas sus publicaciones, independientemente de cualquier «claroscuro» que, además, disculpo rápido. Y también a todos aquellos que disfrutéis con las novelas de tramas enrevesadas que amenazan con saltar por los aires cada tres páginas.

No creo que a final de año aparezca entre los lecturas más destacables de mi 2020, pero, sin duda, he pasado unas cuantas horas intensas, entretenidas y de las que no me arrepiento en absoluto. :)

CURIOSIDADES SOBRE EL LIBRO Y EL ESCRITOR:

  • Se publicó el 3 de junio y ya es nº 1 en ventas en Ficción Contemporánea y el 5º en ventas totales de Amazon.
  • El autor acumula más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo.
  • Con 19 años escribió su primer relato, «El tigre», el cual no resultó ganador en el concurso al que lo presentó porque el jurado consideró que estaba demasiado bien escrito para su edad. Finalmente, este relato se publicó en 2017 cuando Dicker ya era un escritor consagrado.
  • Lo han apodado como «el principito de la novela negra».
  • Muchos de nosotros hemos sentido cómo éramos incapaces de hacer «nada» durante el confinamiento debido al coronavirus y él no ha sido la excepción. Así lo contaba él mismo a través de una videoconferencia: «El confinamiento, más suave para los suizos, no me ha inspirado lo más mínimo. Solo genera angustia y ansiedad. Ni he leído, ni he escrito mucho, ni he visto muchas series.»
  • El número de habitación es un guiño a Gabriel García Márquez, uno de sus escritores favoritos: 622 es el número de conquistas en «El amor en tiempos del cólera».
  • Se trata de su primera obra ambientada en Ginebra, su país natal.
  • Escribe escuchando jazz.
  • Los episodios en los que habla de su editor, Bernard de Fallois, son reales (esto lo he descubierto después de leerlo y sentir precisamente eso: verdad).
 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @joeldicker el

Espero que os haya gustado la reseña y, de haber sido así, me lo hagáis saber en comentarios. :)

No olvidéis contarme si las fans de Dicker ya estáis enfrascadas en su lectura, la tenéis pendiente o si ya la habéis terminado.

Muchas gracias por leer, comentar y compartir. Nos leemos.

¡Feliz domingo! ♥️

*Los enlaces de este post son afiliados. Gracias por usarlos. :)

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

 

11Comentarios

  1. Veronica says:

    Me gusto tantisimo La verdad sobre el caso Harry Quebert y El Libro de los Baltimore que me da miedo empezar este y que no cumpla las expectativas…
    En general me pasa mucho cuando me aficiono a un escritor o escritora en particular y lo paso «mal» hasta terminar esa lectura nueva.
    Fijo que este sera una de mis lecturas del verano, pero tendre que aguantar la incertidumbre hasta entonces.
    Gracias por esta seccion tan genial!!!

  2. Ana Belén says:

    Yo tengo pendiente su lectura, pero creo que cuando termine la trilogía de Carmen Mola, leere la verdad sobre el caso Quebert 😎.
    Desde q empezó la cuarentena he leído más que en los últimos dos años…
    La paciente silenciosa, Mi querido asesino en serie, La danza de los tulipanes, Reina Roja, La chica de nieve, La cara norte del corazón, Loba Negra, La novia gitana. Ahora estoy con La red púrpura. Pero me apunto al homenaje a Carlos Ruiz Zafón. Espero, q a pesar de todo, sea un gran verano. 😍😙

  3. Merche says:

    Todavía no puedo leer esta entrada Mari!! Que no he terminado el libro!!! 😆😆😆

  4. Marifloysuspotis says:

    Curiosa lectura, me entretendria! Me gusta mucho esta sección, y algo que siempre se agradecen son las curiosidades acerca del libro o autor. Saludos!

  5. Maria José says:

    Ayer leí tu reseña y aunque el libro no me llamó especialmente la atención, lo guardé en las notas del móvil. Casualidades de la vida que hoy he ido a la casa de los padres de mi chico a recoger unos libros y este estaba entre ellos, así que me ha parecido una «señal» jajaja. También tengo que decir que el detalle de la alusión a «El amor en los tiempos del cólera» me ha conquistado.

    Me encantan los #Marikolee ;) Mil besos

  6. Mirgonfer says:

    Justo ayer le recomendaba este autor a mi prima y le decía que ahora mismo no estoy leyendo porque cualquier otra actividad pasa a segundo plano… Y tengo que estudiar XD Lo dejaré como pendiente hasta que un día me dé un capricho.

    Te recomiendo, si no los has leído ya, que le eches un ojo a las publicaciones de Robert Galbraith (es el seudónimo usado por JK). Los 3 libros fueron de esos que me hicieron aparcar los apuntes porque, de verdad, no podía concentrarme en otra cosa.

  7. Sara says:

    Me gusta mucho este autor, he leído los dos libros que a ti te quedan pendientes y sin duda alguna me quedo con el de Harry Quebert. No es que los otros no me hayan gustado, la verdad que son muy entretenidos y se leen muy rápido. Me pasa como a ti, si un autor o autora me gusta tengo que leerme, o intentarlo, todos sus libros. Así que con ganas de tener entre mis manos este último.
    ☺️

  8. ali_wonderlash says:

    No sabía de este libro!! Al final supongo que lo importante es pasar un buen rato, aunque el otro te haya gustado mucho más. A mi también me matan los fallos de traducción, me llaman tanto la atención que pierdo hasta el hilo de lo que estoy leyendo. Supongo que la inmediatez con la que se quieren las cosas hace que se pasen estos fallos por alto. Feliz lunes 😘😘

  9. Eva Sánchez says:

    Es un libro que me llamó la atención ya de primeras al ser el protagonista el propio escritor. Con los saltos temporales también suelo sentirme más identificada con un personaje y estoy deseando que la trama me lleve otra vez a ese tiempo. Me ha encantado la reseña y las curiosidades que aportas (sobre todo el motivo especial del título). Lo principal de un libro es que consiga hacerte pasar un buen rato y creo que este lo ha conseguido, a pesar de que te gustará mucho más el anterior del mismo autor. Un besazo y feliz domingo.

  10. CARMEN says:

    «Descubrí» a Joël Dicker hace relativamente poco con «La verdad sobre el caso Harry Quebert» (como casi todos 😉) y me gusto muchísimo la capacidad del autor de cambiar entre tiempos sin que la lectura se viera resentida. Ahora mismo tengo esperando «La verdad sobre la desaparición de Stephanie Maier» que fue mi primera adquisición tras la reapertura de las librerias. «El enigma de la habitación 622» no me atraía demasiado y tras leer tu reseña creo que va a tener que esperar…

    El que me gustaría leer «Los últimos días de nuestros padres» pero en francés. Es un idioma que me encanta y tengo bastante abandonado y además es en el que fue escrito. Al igual que tú he encontrado errores de traducción a los que no le di la mayor importancia, pero un libro galardonado merece ser escrito tal y como ha sido escrito y evitar esos errores. Además, el éxito del libro que hizo que llamaran a Joël Dicker «irritante niño prodigio literario» fue lo que inspiró el personaje de Marcus Goldman y aunque esto no tenga nada que ver con la novela me intriga saber si merecía ese apodo…

    1. CARMEN says:

      *merece ser leído, no merece ser escrito 🙄

¡Déjame tu comentario!

Por seguridad, tu dirección de email no será publicada.