#michireceta: Quinoa con verduras y huevo a la plancha

Posteado en

¡Hola a todas!

Seguramente no me creáis, pero ya tenía ganas de que llegara el lunes para seguir con mi rutina 2.0 y compartir con vosotras esta receta que tantas veces me habéis pedido a través de Instagram (@marikowskaya).

Cada vez encontramos en más cocinas este pseudocereal, pero en muchas ocasiones no pasa de eso: de quedarse en uno de los armarios olvidado porque no sabemos qué hacer con él.

A mí también me costó comenzar a introducir la quinoa en mis menús, pero este 2018 no ha pasado una sola semana sin que haya desfilado por la mesa de Villa Ratón al menos una vez :)

Si seguís leyendo os cuento cuál es uno de nuestros combos favoritos :)

Processed with VSCO with hb1 preset

Por si alguien no lo sabe, la quinoa es una semilla, pero no una cualquiera, ya que contiene más proteínas y grasas que el resto. Lo mejor es que la mayoría de sus grasas son insaturadas, como los ácidos grasos omega 6 y omega 3. También es muy rica en fibra y su contenido en minerales (zinc, potasio, magnesio, calcio, hierro y fósforo) la convierte inmediatamente en un superalimento a tener en cuenta por sus múltiples beneficios para nuestra alimentación.

No tiene gluten, así que es apta para celíacos.
Su índice glucémico es bajo, por lo que también es interesante para personas con diabetes.
– Ayuda a controlar los niveles de colesterol.
– Mejora el tránsito intestinal.

Hay diferentes tipos de quinoa, siendo la blanca la más popular. Sus mayores diferencias residen en el color (negra, blanca y roja) y, cómo no, en el sabor. También varían sus valores nutricionales ligeramente, pero los beneficios generales son los mismos en todas.

El aporte calórico no es muy alto y proviene mayoritariamente de los carbohidratos complejos. Por ejemplo, la blanca tiene aproximadamente unas 145kcal por cada 100g.

Processed with VSCO with hb1 preset

La primera vez que compré quinoa fue a través de Iherb. Cuando comencé a leer sobre ella en mi pueblo me fue imposible conseguirla, así que en uno de esos pedidos de champús y acondicionadores sin sulfatos incluí un paquete.

Como había visto que la presentaban en ensaladas, mi madre y yo experimentamos e hicimos lo mismo. Aquel día se hizo el silencio mientras comíamos. Por el aspecto uno ya sospecha que no va a tratarse de un bocado muy sabroso, pero, claro, no es lo mismo pensarlo que degustarlo.

Quizás a vosotras no os suceda, pero la quinoa “a palo seco” o como guarnición “sin elaborar” para otros platos no me seduce en absoluto. No puedo decir que el sabor sea malo, pero me resulta tan insulsa que siempre me viene a la mente algo mejor por lo que sustituirla. He leído en incontables ocasiones que su sabor es parecido al de las nueces, pero que me aspen si una buena nuez tiene algo que ver con estos pequeños gránulos :P

Sin embargo, bien condimentada y como parte principal de platos calientes la historia cambia. ¡Y mucho!

Hace unas semanas publiqué la #michireceta de unos pimientos rellenos de quinoa (pronto la pasaré también al blog) que os conquistó por completo. La de hoy es más “clásica”, pero igual de rica, ¡ya veréis! :)

*Por cierto, ambas las encontré en el blog gastronómico “Directo al Paladar”, que os recomiendo encarecidamente. Siempre varío algo, pero precisamente eso es lo mejor y más divertido de la cocina.

Processed with VSCO with hb1 preset

INGREDIENTES
(2 personas)

120g quinoa blanca
1 cebolla roja pequeña
1 pimiento rojo mediano
1 pimiento verde mediano
1/2 calabacín
1 zanahoria
2 huevos ecológicos
1cdta hierbas provenzales
1 pizca de pimienta
1 pizca de pimentón picante
Sal y aceite de oliva virgen extra

Como siempre os digo, lo importante es que consigáis adaptar cualquier receta a vuestros gustos y necesidades. Si os apetece comer quinoa con verduras, que no os frene, por ejemplo, no encontrar un calabacín en vuestro frigorífico. Seguro que tenéis una selección de verduras igual de rica a la que, además, hay que dar salida para poder consumir bien fresca :)

Si no os gusta el picante, podéis sustituir el pimentón picante por pimienta o, directamente, no condimentar el huevo. Sin embargo, yo os animo a darle una oportunidad para disfrutar de un pequeño toque diferente.

Processed with VSCO with hb1 preset

PREPARACIÓN

Dependiendo del plato (y del día) dedico más o menos tiempo a cocinar las verduras. Hay veces en las que las salteo 5 minutos a fuego alto todas juntas y otras en lo hago con más “mimo”, teniendo en cuenta que no todas necesitan el mismo tiempo para estar listas. En esta ocasión os explico cómo las preparo a fuego lento para que queden tiernas y deliciosas ;)

1. Lavamos la quinoa muy bien y ponemos agua a hervir en un cazo/cacerola.

2. Lavamos y troceamos las verduras en dados pequeños.

Processed with VSCO with hb1 preset

3. Ponemos la quinoa a hervir durante 10 minutos. En el paquete viene la cantidad de agua que se necesita, yo os aconsejo que seáis generosas para que “baile” bien :P

4. Calentamos dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una buena sartén antiadherente y añadimos el pimiento junto a la cebolla. Tapamos la sartén y la dejamos durante 10 minutos a fuego lento.

Processed with VSCO with hb1 preset

Processed with VSCO with hb1 preset

5. Escurrimos la quinoa y, si queréis, podéis volver a lavarla con agua fría. Yo no suelo hacerlo, ya que antes de hervirla masajeo suavemente los granos debajo del grifo para que la capa amarga que la protege se elimine. Reservamos.

6. Ha llegado el momento de añadir la zanahoria y dejar cocinar a fuego lento durante otros 10 minutos.

7. Por último incorporamos el calabacín y salpimentamos con pimienta, sal y la cucharadita de hierbas provenzales. En este paso me gusta quitar la tapa y subir un poco la intensidad del fuego, removiendo bien para que se mezclen los sabores. Al calabacín le hace falta muy poco tiempo para estar listo, así que con unos 4-5 minutos tendremos suficiente.

Processed with VSCO with hb1 preset

8. Mezclamos con la quinoa durante un par de minutos y lo repartimos en dos platos.

9. Hacemos los huevos a la plancha. Pongo dos gotas de aceite en una sartén pequeña y extiendo por toda la base. Cuando está bien caliente, echo el huevo y pongo el fuego al mínimo. Para que la yema se haga tapo la sartén durante aproximadamente un minuto. Después destapo y dejo que termine de hacerse a mi (nuestro) gusto.

10. Coronamos los platos con el huevo y damos el toque final con una pizca de sal y un poquito de pimentón picante.

El resultado es un plato saludable y sabroso con el que introducir la quinoa a nuestra dieta con una buena ración de verduras y un apetitoso huevo :P

Processed with VSCO with hb1 preset

Espero que os haya gustado esta propuesta y que os animéis a ponerla en práctica. Ya me contaréis qué os ha parecido en comentarios :)

¿Coméis quinoa de vez en cuando o forma parte de vuestros menús semanales con frecuencia?

Muchas gracias por leer, comentar y compartir. Ya sabéis que nos volvemos a leer el miércoles con una nueva ronda de swatches de los labiales ICON de Etnia Cosmetics (aquí podéis ver el Vol. I).

¡Feliz lunes! <3

8Comentarios

  1. NURIA says:

    ¡Pero qué pinta mas buena tiene! Tengo que hacerla si o si. Muchas gracias por compartir con nosotros estas recetas tan ricas. ¡Un saludo!

  2. Dori says:

    ¡Hola bombón! Aquí estoy al fin :) . Gracias a tu receta de Pimientos rellenos de quinoa, la como, y por supuesto que ésta también la voy a hacer ( y más pronto que tarde jajajaja) ya te contaré que tal. Como siempre, 1000 gracias por compartir con nosotros estas recetas tan ricas y saludables. Un besote

  3. Patripaan says:

    No he probado aún la quinoa, siempre estoy tentada a comprarla cuando estoy en el supermercado pero luego me echo para atrás porque no hay una receta que me llame la atención. Me gusta tu idea de acompañarla con verduras y coronarla con un huevo. Probaré a hacerla y ya te contaré. Muaaaa.

  4. Felisa says:

    Buena receta, con huevo no la he probado, yo suelo hacerla igual pero con pechuga o mero a taquitos, está muy rica, la próxima vez la haré con huevo. Gracias.

  5. Liliana says:

    De verdad que me encanta que hayas incluido esta nueva sección de recetas en el blog, porque está claro que se te da de miedo y los platos que compartes son super sencillos pero con un “twist” :)

  6. Estefania says:

    Me encanta!!! Tengo muchas ganas de probar la quinoa y me has animado totalmente!!!, muchas gracias por compartir :)

  7. Monica says:

    ¡Hola Mariko! Vaya pinta mas buena que tiene esta receta. A mi me pasó casi igual que a ti, compré quinoa por todo lo que leía sobre ella, hice una ensalada, y aunque estaba buena aliñada y con tomate, aguacate…tampoco me volvió loca, jeje! En cuanto llegó el fresquito ya no m apetecía fría, y no sabia como utilizarla en platos mas “otoñales”; tuve medio paquete dando vueltas en la despensa un año! Ahora q he visto tu receta le daré una nueva oportunidad, creo que así es mas apetecible en cualquier época del año, y quizás mi marido mire la quinoa con otros ojos… Me gustan mucho tus recetas, son platos caseros, siempre con un toque personal que hace que enseguida quieras ponerlo en práctica. Por cierto el toque del pimentón nunca se m había ocurrido, lo probaré si o sí porque m encanta. Besos y ¡te sigo leyendo!

  8. Elena says:

    Me llego al correo que lo habías publicado. Dije oh!recetita . Yo he echo con verduras pero poniendole brócoli(que ya tenía cocido)y berenjena. Pero me apunto la michi receta para hacermela algun día. Lo mismo también estaría buena especiandola con curcuma. Es una especia que he descubierto ultimamente y me está gustando. Muchas gracias por tus post. Un abrazo

¡Déjame tu comentario!

Por seguridad, tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>