Reseña literaria: ‘Treinta postales de distancia’, de Sara Ventas

¡Hola!

Un sábado más seguimos con la programación especial. Hoy quiero compartir con vosotros mi primera recomendación literaria de este verano.

Si tengo que elegir entre libro de papel y ebook, la balanza se inclina por el primero (¡y no sólo por el peso!). Abrir un libro por primera vez siempre es apasionante. El olor de sus hojas y el peso que sientes en tu tripa cuando estás apoyada en la almohada quemando las últimas horas de la noche con una nueva aventura que no sabes hasta dónde te podrá llevar.

Pero cuando se acerca el calor y quieres que otros mundos te acompañen en el bolso, lo más práctico es el ebook. Es ligero, cómodo y no se estropea con la misma facilidad (a menos que seas un temerario y lo sumerjas, pero ya sabéis… Estas cosas pasan, ajem). Yo era una rebelde de ésas que no quería saber nada de las nuevas tecnologías, hasta que mi novio mi regaló un Kindle por Reyes hace ya tres años. Encima venía con una funda granate de piel, os podéis imaginar los saltos de alegría que pegué agitándolo como si fuera un pañuelo blanco y estuviera despidiendo a la Armada Invencible desde el balcón.

“Qué sorpresa, creía que no te iba a hacer ilusión, pero como siempre nos insultas a todos si te doblamos la hoja de algún libro y maldices tu suerte si tú le haces algo… Pensé que te vendría bien para ir a la piscina o lo que tú quieras”

“ME ENCANTAAAAAHHHGHGHGH”

Y así es cómo conocí a muchos autores de la llamada Generación Kindle. Entre ellos a Sara Ventas, la escritora de la novela que devoré literalmente en una tarde: ‘Treinta postales de distancia’.

¿Queréis saber por qué? :)

51viL1DjxaL._SS500_

No me gustan suelen gustar las novelas románticas, ni el género Chick-lit es santo de mi devoción. Pero de vez en cuando me dejo llevar por un impulso y/o intuición y les doy una oportunidad. Para colmo, odio leer las sinopsis de los libros. Cualquier mínima información que hubiera podido sorprenderme durante la lectura es como una puñalada trapera. Soy una exagerada y una teatrera, lo sé, ¡pero no puedo evitarlo! Por eso vosotros tampoco encontraréis spoilers en ninguna de mis reseñas.

¿Entonces cómo escojo una novela? Pues la verdad es que no lo sé. En el caso de la Novela Histórica lo tengo mucho más fácil, pero con el resto lo dejo en manos del azar. Siempre acepto recomendaciones y reviso los nuevos lanzamientos, pero cuando llego a una librería (física u online) las pupilas se me contraen como las de un águila en plena caza y tardo cuestión de segundos en comprar algo que casi en el 100% de las ocasiones me entusiasma. También tengo autores favoritos y una moderada experiencia como lectora para guiarme por mí misma. Lejos de ser una experta o una erudita de la Literatura, por supuesto.

Debo reconocer que con Sara ha sido diferente. Primero la he conocido a ella como persona a través de las redes sociales y luego como escritora. Sólo por la simpatía que ella me despierta y por leer la espontaneidad de sus tweets o las inspiradoras entradas de su blog ya me apetecía leer su primera novela publicada en 2012.

Compré ‘Treinta postales de distancia’ una mañana y ese mismo día cerré los ojos con la satisfacción de haber pasado una tarde enfrascada en una historia divertida y original.

La protagonista es Sofía, una treintañera de Mallorca que decide dejar aparcada su vida en la isla y comenzar desde cero en Málaga. Allí deja a su familia, a su mejor amiga Paula y a su ex novio Alex. Por suerte, en su nueva ciudad vive otro de sus mejores amigos, Manu.

Es odontóloga y apenas le queda tiempo libre para cuidar su vida social, así que tendrá que conformarse con los fugaces encuentros que tiene en el ascensor con sus vecinos. Sobre todo con Jaime, uno de los inquilinos de la planta 12ª.

La historia se desarrolla con muchísima fluidez gracias a la asidua aparición de diálogos, mensajes en el contestador de Sofía y el lenguaje cercano que utiliza Sara. La acción está narrada en tercera persona, pero hay muchísimas reflexiones por parte de los propios personajes que van dando pequeños saltos en el tiempo permitiéndonos conocerles mejor: su pasado, sus miedos, sus inseguridades, sus manías o su forma de ver y entender la vida.

Aunque es una novela sencilla, idónea para pasar un puñado de horas alejada de tus preocupaciones, me han sorprendido varias cosas:

La frescura de su personaje principal, Sofía: Sara ha construido la personalidad de una chica real, que rápidamente consigue que nos identifiquemos con ella y la sigamos allá donde vaya en el transcurso de la novela. Despierta simpatía y es inevitable sonreír cuando vives sus meteduras de pata por despistada o sus ocurrencias.

El resto de protagonistas (de mayor y menor peso) también quedan muy bien reflejados, no son nombres vacíos que aparecen salpicados en las páginas. Personalmente me ha gustado mucho conocer a Jaime y, por supuesto, a Manu. Tienen papeles muy diferentes, con Jaime siempre albergas dudas, cuesta fiarse de él, tiene una psicología más complicada y su peso en la novela es definitivo. Manu, sin embargo, es transparente, sin aristas y muy-muy divertido.

La segunda mitad de la novela: El título y la sinopsis te hablan de 30 postales de distancia. Para no desvelaros nada, sólo diré que yo esperaba algo completamente diferente y mucho más manido en el asunto de las postales. Me ha gustado muchísimo cómo ha terminado de desarrollarse la acción a partir de este detalle y me ha encantado el guiño y las referencias a una de mis novelas españolas favoritas. Ahhh, habrá que leerlo para saber de cuál se trata :)

Ella misma ha dicho que es una novela sin pretenciones. Como lectora, pasar un rato agradable inmersa en la vida de Sofía entre risas (y alguna carcajada) y dejando asomar alguna que otra lágrima no pretendo nada más. Si os gusta el género Chick-lit o, simplemente, os apetece una lectura ligera y con chispa que consiga manteneros al pie del cañón hasta llegar a su última página… Os la recomiendo con total sinceridad.

Creo que uno de los mayores reconocimientos que puede haber recibido Sara ha sido ver su libro traducido al inglés y publicado en USA como ‘Thirty Postcards Away’. En su blogSueños a Contraluz, podéis leer más relatos de la autora y estar al tanto de cualquier novedad. También tiene fanpage de Facebook.

Además, colabora con el maravilloso proyecto 1 libro 1 €. Los libros comprados desde esta plataforma donan el importe a Save The Children.

En Amazon lo podéis encontrar aquí por 2,68€. ¿Quién dijo que leer era muy caro?

linecamera_shareimage (1)

Espero que os haya gustado el post, ya me contaréis qué os ha parecido mi primera recomendación literaria para este verano en comentarios o a través de las redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram o Google+.

Si os animáis, ¡no dejéis de contarme qué os ha parecido! :D

¿Os gusta el género Chick-lit?
¿Qué me recomendáis vosotros?

Muchas gracias por leer, comentar y compartir, ¡incluso en sábado!

Feliz sábado <3

11 thoughts on “Reseña literaria: ‘Treinta postales de distancia’, de Sara Ventas

  1. No conocía a esta autora, pero me has vendido tan bien el libro que ahora tengo muchísimas ganas de leerlo :)
    Yo al contrario, me he vuelto demasiado ‘tecnológica’ y ya solo leo a través del Ipad por comodidad y espacio a la hora de transportarlo.

    Me apunto esta recomendación.

    ¡Un beso!

  2. Me la apunto!! Me gusta este tipo de lectura de vez en cuando. Gracias por la recomendación. Espero más reseñas de libros!

  3. A mí me encanta el género chick-lit, son historias que al ser tan fáciles de leer me atrapan y los devoro en un día. Eso sí, me gusta alternarlos con otras temáticas (soy una yonki de la lectura, le “pego” a todo, vamos… XDD).

    También he estado sopesando comprarme un ebook, me encantan los libros en papel pero he de reconocer que las nuevas tecnologías se han hecho un hueco en mi corazoncito. Suelo leer en el iPad pero a veces echo de menos que sea mas pequeñito y manejable, además de que para llevarlo a la playa o de vacaciones es mucho más práctico…

    Me apunto el libro en la lista de lecturas pendientes, seguro que me pasará como a tí, jejeje!!

    Un besazo guapa!

  4. Holaaaa!
    Yo también soy de coger el libro, cómo tú, me encanta pasar sus páginas, y los tengo super cuidados. Llevo toda mi vida leyendo, no tengo mucho tiempo, pero leo siempre que puedo, así que cuento con una colección de unos 130 libros. Tengo gustos muy variados, pero los que más me gustan son tipo policiacos, ó con algún misterio, y cuando necesito desconectar de estos temas que suelen hacer que mi cabeza esté cabilando, opto por un libro romántico de los de toda la vida. Libros que me hayan gustado especialmente:
    * “El Alquimista” de Paulo Cohello, es un libro precioso, sin más, creo que me lo leí en dos tardes.
    *”La tabla de Flandes” y “La Carta Esférica”, de Arturo Pérez-Reverte, acción y misterio.
    *”El Ocho” y “El Fuego” de Catherine Neville, mucho misterio y acción, de mis favoritos.
    *”La Ciudad Sagrada” de Douglas Preston y Lincoln Child, igualmente intriga, misterio…. Tengo varios libros de ellos, y todos me han gustado.
    *”50 Sombras de Grey”, si no lo has leído todavía, y si lo has hecho, pues ya sabes que no es sólo sexo.
    Todos los libros, menos las 50 sombras(cómo se les suele llamar, jajaja) tienen mucho tiempo ya(algunos muchísimo), pero son libros con los que de verdad he disfrutado.
    Tu recomendación me ha llamado bastante, así que creo que lo leeré.
    Un beso!
    Y que disfrutes de tus vacaciones!
    Chao!

  5. Hola sugerencia para un próximo post.
    Pelo total. Champús sin parabenos, sales, etc. Diferentes marcas y uso según el tipo de pelo. Tintes sin parabenos, amoníacos, etc, pero que cubran las canas. Champús especial para pelo teñido.
    tratamiento anticaida, pastillas, ampollas, etc.
    extensión es, etc.
    Mascarillas como usarlas y cuál es mejor según el tipo de pelo.
    Tratamiento antes del lavado.
    Vamos, todo,todo,todo PELOS.
    Mil gracias.

  6. Pues yo soy como tú pero mucho más testaruda. Donde se ponga un libro que se quiten todas las kindles, los e-books …etc. Es más, tengo un e-book en casa desde hace casi un més y ni lo he tocado. Me lo prestó mi mejor amiga en un intento en vano para romper mi tozudez pero como me estaba leyendo otros libros “en papel” pues era la excusa perfecta para no usarlo.

    En cuanto al estilo literario, no tengo ninguno preferido en concreto. En general no elijo los libros por el estilo sino porque me gusten o porque me los hayan recomendado o por cualquier motivo. Lo único que sí tengo muy claro es lo que no me gusta y es la ciencia ficción. No la soporto, ni en literatura ni en el cine. Por lo demás, cualquier libro que caiga en mis manos será un tesoro más para mi mente.

    Y dicho todo este rollo, no conocía ni a la autora ni a la novela así que tomo nota de la recomendación ;)
    Besos!

  7. A mí me encanta el chick-lit. Me parece un género muy fácil de leer y una forma muy divertida de pasar el rato y desconectar un poco. Te recomiendo que leas algún libro de Marian Keyes o Sophie Kinsella, ya verás como te gustan. En cuanto a tu reseña, me lo apunto para este veranito y tengo que decirte que yo no quería, pero desde que me regalaron mi ebook…no me separo de él. Ja ja ja!!! Besos guapa!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>